Desentrañando el Microtargeting aplicado a una Campaña Electoral

Introducción

Con motivo del lanzamiento de EQL Microtargeting y después de haber concretados diferentes actividades de presencia y difusión del proyecto en la Web y  en las  Redes sociales más conocidas, pretendo  comenzar a publicar una serie de breves  artículos,  que reflejen iniciativas de estrategias de  microtargeting en el contexto de una campaña electoral.

Trataré que la selección sea lo más heterogénea posible,   tanto en la orientación de  sus abordajes –optimistas o pesimistas-  , países de origen, factibilidad de implementación. Tratare de  recolectar actividades provenientes de distintas partes del mundo y cotejarlos con  un anclaje en la realidad de Argentina y países vecinos.

Una cuestión no menor a mencionar es que los comentarios vertidos en mis artículos pueden estar sesgados, por ser en mi caso, un profesional vinculado a la gestión de proyectos de tecnologías de información y con un conocimiento meramente teórico de la comunicación y  marketing político.

La Política a Medida

microtargetingColin Bennett profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Victoria en Canadá en su artículo “How campaign ‘micro-targeting’ works — and why it probably doesn’t” expresa:

La génesis del Microtargeting parece tener no más de 10 años de antigüedad y se focaliza en la campaña de reelección de George W. Bush.  Se basa en la premisa que el resultado de las elecciones por estos tiempos, se discute a través del cúmulo de votos de los grupos oscilantes en distritos clave.

Por lo tanto (según esta teoría) los políticos no solo deben “masificar” sus mensajes a las audiencias generales; sino que deben producir difusiones más restringidas, enfocadas y adaptadas a las necesidades, expectativas e intereses del electorado. Se debe dividir a este en segmentos cada vez más pequeños y hablar con ellos individualmente: La Política a Medida

El microtargeting compatibiliza las nuevas formas de entregar mensajes personalizados, utilizando los antiguos medios de comunicación (correo directo, entrevista puerta en puerta y llamada telefónica) y los nuevos medios como el correo electrónico, mensajes de texto, llamadas telefónica automáticas y anuncios web en redes sociales.

El microtargeting implica que usted y su vecino puedan obtener diferente información de campaña del mismo candidato o que su esposa recibe diferentes anuncios a los suyos en los portales web que ambos frecuentan.

Para que todo esto funcione se necesita mucha información: a quien vota (con cierta probabilidad!), cómo votan, qué asuntos que les interesan, y cómo se comunican. Estos datos provienen de una variedad de fuentes: la lista de electores, las últimas elecciones, el escrutinio de puerta a puerta o trabajo en territorio, los datos del censo y las redes sociales.

Por lo general, el desembarco de cualquier nueva disciplina es lenta y plagada de obstáculos. Resalta este escenario si la misma intenta dar por tierra muchos años de práctica del marketing político fuertemente cimentado en la comunicación masiva. Los altos costos de publicidad en televisión, radio y carteles en la vía pública pueden obligan a repensar los presupuestos de campaña y si se tiene la intensión de diversificar, asignar una mínima fracción del mismo a una iniciativa de microtargeting, puede acrecentar los beneficios obtenidos.

Comuníquese con nosotros. Podemos acompañarlo en esta iniciativa.

Juan Coronel
Director EQL Microtargeting.

Esta entrada fue publicada en Microtargeting y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.